El reto de ser madre. Parte 4: de 6 a 12 meses.

Aquí la experiencia cambia radicalmente. A los seis meses tu bebé estará empezando a gatear y su energía es infinitamente superior a la tuya, así que paciencia. Ahora le encanta pasarse objetos de una mano a otra y examinar todo lo que le rodea. Reconoce a las personas de su entorno y entiende muchas de las frases sencillas que suela escuchar (aunque no hará caso a la mayoría), pero ya conocerá su rutina diaria y le encantará jugar contigo a todas horas. Si le observas con atención verás lo bien que se comunica con vosotros aunque aún no hable y empieza a expresar lo que quiere y lo que no con bastante claridad.

En estos meses el terror más habitual de los padres es a las caídas. Un buen truco es cogerles del pañal ó el pantalón por el culete y tirar suavemente para enseñarles a bajarse siempre de espaldas cuando suban a la cama ó al sofá. Si intentan bajar de frente, les colocáis las piernas hacia fuera, les movéis las manitas como dando pasos hacia atrás y volvéis a tirar de su pañal para que noten los pies en el suelo y se sienten, y les felicitáis efusivamente. Aprenderán esta técnica rápido y lo agradeceréis.

Hacia los nueve meses, ya estará practicando para andar y será todo un peligro porque le entusiasmará trepar por todos lados, abrir y cerrar cajones y dejar la casa hecha un desastre 😅. No desesperéis, yo os aconsejo tener siempre bien organizados los juguetes para que desde bien pequeño tenga claro cuál es el lugar de cada uno (los de la bañera en en baño, los del cuarto en sus cajoncito ó estanterías y los del salón en alguna cesta en el salón, por ejemplo; os sorprenderá ver lo rápido que se acostumbra a guardar “cada cosa en su lugar” con una cancioncita repetitiva. A mí me funcionó muy bien.

A la hora de jugar, es ideal que cojan bloques de construcción y apilables en general. También algún juguete musical que enseñe los números y los colores (si puede ser en inglés también, mejor) y tener de música de fondo canciones que enseñen estas cosas para que vayan ejercitando el cerebro.

Para el desarrollo psicomotríz, sigo recomendando el saltador a ratitos y algún coche andador también es muy útil y divertido para ellos. Para fortalecer sus músculos, os recomiendo jugar a voltearle para que tenga que hacer fuerza, ponerle al contrario de como quiera estar mientras le habláis de forma divertida, y ponerle de pie en vuestras piernas para que salten y bailen.

Es importante que cada vez que el bebé señale algo que quiere se le diga el nombre del objeto para que lo relacione, varias veces si es preciso.

Hacia el año, lo más habitual es que ya caminen, con sus traspiés esporádicos y vuestro alma en vilo por sus frecuentes caídas pero son más estables y duros de lo que nos parecen, y hay que intentar establecer un entorno seguro y dejarles lo más independiente posible. Balbuceará muchas palabras e incluso ya dirá unas cuantas, y aquí seguiremos repitiendo todas las cosas que queramos que integren como “decálogo” y en los juegos, con los colores, los animales o las frutas, por ejemplo. Es bueno cambiar de juego para evitar su aburrimiento, pero sí os recomiendo que en las cosas importantes que queráis enseñarles paséis un ratito cada día para reforzar su aprendizaje.

También es bueno para su desarrollo que entienda que mamá ó papá no pueden estar 24 horas con él, y que de vez en cuando podáis dejarle en el parque cuna o en algún entorno seguro jugando y que sepa que no hay ningún problema por estar un ratito solo, esto reafirmará su autoestima a largo plazo. Entrar y salir de la habitación, felicitarle por jugar solito o poner alguna canción o vídeo educativo en la tele y observar cómo baila le dará confianza, y sabrá que no pasa nada porque siempre volvéis.

Respecto a la comida, la leche de continuación para el biberón de la noche mezclada con unos cereales es un buen remedio para que empiece a dormir casi toda la noche del tirón. Si ya lo hace, mi más sincera enhorabuena, porque no es lo habitual. Por lo demás, podéis ir dándole todo tipo de alimentos excepto pescado azul y alguna cosa cruda como foie gras ó sobrasada, pero como ya tendrán varios dientes, os recomiendo que le deis cosas blanditas que pueda ir masticando para fortalecer los músculos de la mandíbula y favorecer el desarrollo del cráneo. Yo por ejemplo a esta edad la carne siempre triturada, pero el pescado y la fruta ya se lo daba cortado y lo comía fenomenal.

Como ya se mantiene sentado perfectamente, la hora del baño pasará a ser una de sus favoritas. Déjale disfrutar sin miedo, verás cómo enseguida se maneja estupendamente sin darte demasiados sustos. No os asustéis si se le irrita mucho la zona del pañal porque cuando salen los dientes es muy frecuente. Las cremas son muy efectivas.

¡Ojo! No confundáis la irritación del pañal por la boca con infección por hongos. Esta última se produce por dejar el pañal húmedo mucho tiempo o secarle mal tras el baño o los cambios. Es muy importante que las ingles estén siempre bien sequitas, tened una toalla a mano para después de las toallitas húmedas y lo prevendréis. Cuando la irritación es por los dientes la erupción es rojiza y algo diseminada casi toda por la zona del ano y mejora enseguida con la crema protectora del pañal. Cuando es por hongos, no mejora con la crema habitual (esto es porque los hongos aparecen por exceso de humedad y la crema protectora proporciona humedad al culito), suele ser más amplia, más oscura y presenta granitos blancos. En estos casos hay cremas muy eficaces como Daktarin, que el médico os recetará.

En los casos de irritación por erupción dental, funciona de maravilla dar un poquito de aceite de oliva ó de argán en la zona irritada. Ya me contaréis 😜

Y nada, cualquier duda me consultáis. Como siempre, espero que os sea útil y os ayude. ¡Hasta la próxima!

Anuncios

El reto de ser madre parte 3: de 3 a 6 meses.

Nuestro pequeño bebé ya está en un punto en el que reconoce perfectamente nuestras voces, nuestros olores y su vista se va desarrollando día a día. Su destreza con las manos aumenta rápidamente y al final de esta etapa es probable que ya haya empezado a gatear. Es maravilloso observar los logros que consigue cada día.

Lo más importante a tener en cuenta en estos meses es la precaución de colocarle en todo momento en sitios cercados ó protegidos de cualquier caída porque ya veréis que prueban continuamente a voltearse, cosa que les divierte enormemente y además es muy beneficiosa para ellos para fortalecer los músculos de su espalda y cuello.

También es muy bueno, sobre todo a partir del 4º mes probar a ponerles sentaditos entre cojines a ratos para que se vayan acostumbrando a mantenerse en esta posición, e incluir la trona a partir del 5º mes para comer, y poco a poco durante más ratitos, para jugar ó para simplemente estar a tu lado mientras cocinas, por ejemplo.

Para mejorar su coordinación os recomiendo juguetes apilables blanditos que puedan morder y tirar mientras empezáis a enseñarles cómo se colocan. Y si le compráis una manta tipo gimnasio “pataditas”, le encantará 🙂

Respecto al lenguaje, considero que es vital hablarles de forma suave y con normalidad, repitiendo el nombre de cada cosa y de las personas que le rodean habitualmente para que los relacione y se sienta incluido en la familia (esto lo digo porque os sorprendería saber cuántas personas “ignoran” a los bebés antes de los 6 meses y sólo les hablan para decirles cosas del estilo “cuchu-cuchu”). No lo hagáis. Entienden más de lo que parece y cuanto más les estimuléis, más se desarrollarán.

Respecto a la higiene, ya deberían tener una rutina bastante específica (que no rígida) y de horarios en general. Aquí hay mucha controversia, pero por mi experiencia y la de muchos casos que he observado mi consejo es que intentéis plantear un horario de comidas, baños y cama que se siga a diario, pero que pueda haber alguna excepción. Porque si acostumbráis al pequeño a que los horarios son absolutamente inflexibles, a la larga esto puede afectar a su desarrollo. Por ejemplo, es normal que se eviten visitas a las horas del baño o la cena, pero si un día excepcionalmente ocurre y el bebé está bien (no llora de hambre, por ejemplo), es mejor que disfrute de sus familiares o amigos antes de que entienda que se le va a apartar corriendo para cumplir con su exigente rutina. Siempre que sea de forma excepcional, repito, ya que establecer unos horarios y que el pequeño se acostumbre a ellos le proporciona tranquilidad y seguridad, y a vosotros también.

En el tema de la comida, hasta el 6º mes lo ideal es que se alimente exclusivamente de leche (si es materna, mejor). Aún así, en las últimas semanas yo recomiendo ir dándola a probar nuevos alimentos poco a poco. Por ejemplo, cuando haya crema de zanahorias de cena, dejarle que pruebe. Algún trozo de fruta, como plátano o pera. E incluso empezar a mezclarle la leche con cereales por la noche. Cada bebé es diferente pero os sorprenderéis.

Para dormir, si os toca el invierno alrededor de los 6 meses y estáis desesperados como casi todos nosotros con los destapes continuos, os recomiendo unos saquitos para dormir, son un invento y el bebé estará calentito toda la noche.

Y por último, para desarrollar su motricidad y destreza con las manos, además de aprender sonidos y colores, he comprobado que un juguete saltador es una buena opción alrededor del 5-6 mes (dependiendo de vuestro bebé). Yo he optado por un modelo que no se sujete a las puertas y que pueda ser cambiado de sitio, y la verdad es que lo ha disfrutado muchísimo. Eso sí, tened en cuenta que es para un ratito, no deberían sobrepasar la media hora jugando en él ni tenerlo de comodín para “apalancar un rato al gordi mientras hacemos cosas” por mucha tentación que esto suponga, ya que es un ejercicio muy estimulante y agotador para ellos. De hecho, es probable que el bebé se quede dormido estando dentro.

Y por tanto, disfrutad muchísimo de vuestro pequeño y aprended de él cada día al igual que hará él de vosotros, puesto que sois el espejo en el que va a mirarse durante mucho tiempo. Espero que os sirva de ayuda mi experiencia.

¡Hasta la próxima!

Calcificaciones: una pesadilla que puede acabar en quirófano.

Las calcificaciones son un problema que acaba desesperando a mucha gente, y optan por las infiltraciones o terminan en cirugía, con las complicaciones y las molestias que esto conlleva. ¿No sería maravilloso intentar conocer un poco mejor cómo, cuándo y por qué pueden formarse y, sobre todo, llegar a evitar cualquier tratamiento invasivo?

Una calificación es, por definición, un acumulo de Calcio en tejidos que no son el hueso; más concretamente, una formación de hidroxiapatita con 10 átomos de Ca, 6 de PO4 y dos grupos hidroxilo.

Cuando hay un gran desalmacenaje de Ca, existe un gran riesgo de hacer cólicos nefríticos. En pacientes con cólicos nefríticos, el médico deberá constatar que no hay un problema paratiroideo.

En la gente que tiene muchas calcificaciones no es el mismo problema. A menudo es gente que consume muchos productos lácteos o suplementos y están en sobreaporte de Ca. Este Ca, en vez de fijarse en el hueso, se fija en todos los tejidos del organismo: en tendones, ligamentos, músculos…

También existen las calcificaciones que se hacen por traumatismos de repetición o lesiones mal curadas por lo que el cuerpo acaba endureciendo los tejidos para protegerse.

En este tipo de problemas hay un remedio altamente interesante y poco conocido: el ácido ortofosfórico, que permite eliminar las calcificaciones y desplazar el Ca de los tejidos y llevarlo al hueso. Pero hay que informarse bien y tomarlo con la dosis adecuada para no acabar ocasionando un problema de osteoporosis. Otra cosa que podemos usar es Mg a altas dosis, que juega el mismo rol, por eso en mujeres menopáusicas no hay que dar Ca, sino Mg y mejor si es marino.

(En la menopausia puede ser muy beneficioso tomar 2 ampollas de magnesio marino al día).

La calcificación por excelencia es la que afecta al manguito rotador y más concretamente al músculo supraespinoso.

Hay teorías que describen cómo la vacuna del tétanos es la responsable del 99% de los problemas de hombro, sobretodo el derecho. También se relaciona con cataratas, queratoconjuntivitis, cólicos nefríticos…

En Osteopatía, en caso de problemas de hombro, es útil buscar reacciones a la vacuna del tétanos, y tratándolas adecuadamente desaparecerán prácticamente todas las tensiones del hombro. Si eliminamos la tensión, la calcificación desaparecerá sola. Un profesor de mi doctorado, experto en inmunología y endocrinología, también aconseja ácido ortofosfórico para favorecer la eliminación, salvo en casos de hipotiroidismo donde NO está indicado. (Podéis consultarme por email y os digo el producto que él receta a sus pacientes).

Al verla en la radiografía no debemos sacar una conclusión lineal causa – efecto. En un principio una calcificación no tiene por qué doler, pero cuando duele es debido a que los macrófagos están comiéndose la calcificación. Este dolor dentro de los límites es una buena reacción que no debemos inhibir, pero sí aliviar al paciente dándole unas enzimas digestivas a fuertes dosis entre las comidas para ayudar a los macrófagos a comerse esta calcificación.

NOTA:Principalmente es recomendable tomar enzimas digestivas para las personas mayores ya que con la edad sufrimos un decaimiento en la producción de ellas. También algunas personas con enfermedades digestivas crónicas. Un ejemplo son los pacientes de Cron, colon irritable, hernia de hiato o personas con gastritis.

En medicina clásica se infiltra con antiinflamatorios para cortar la reacción que en este caso es beneficiosa (autocuración) y el dolor, o con ácido hialurónico para intentar “lubricar” la zona, pero lo ideal sería intentar no llegar a ello.

Con las agujas de acupuntura también se han obtenido resultados de manera beneficiosa, pero esto sólo lo he escuchado de pacientes de medicina china, yo no ejerzo la acupuntura.

En fisioterapia es interesante usar ondas de choque para minimizar la calcificación, pero si no encontramos la causa, volverá a dar problemas. Lo mismo ocurre con la cirugía, que aunque es relativamente poco complicada, es el último recurso que cualquiera espera tener que escoger.

Por tanto, lo ideal es seguir estos pasos:

  1. Asegurar con una radiografía qué calcificación es, tamaño y localización exacta. Hacer análisis de sangre para ver niveles de Ca y vitamina D.
  2. Buscar la posible causa de la calcificación para eliminarla cuanto antes.
  3. Comenzar a orientar la alimentación hacia el problema considerando las dosis de Ca y las enzimas digestivas o el Mg en caso de ser necesarios. Y por supuesto, consultar qué tipo de dieta es la más idónea en vuestro caso.
  4. Tratamiento manual que incluya la eliminación de tensiones alrededor de la calcificación, terapia analgésica y antiinflamatoria buscando el equilibrio entre el sistema digestivo y el osteoarticular.
  5. Si es necesario, tratamiento complementario con ondas de choque.
  6. La infiltración y la cirugía no deseo incluirlas en la lista, pero si no se siguen adecuadamente los pasos anteriores, lo más seguro es que se acabe realizando lo primero o, en el peor de los casos, las dos cosas.

Espero que os sirva y cualquier duda, como siempre, me escribís. Gracias por estar. ¡Hasta la próxima!

Fotos: Google Images.

El reto de ser madre y mi experiencia. Parte 2: 2-3 meses.

Bueno, el susto ya ha pasado. Ahora es cuando somos realmente conscientes de que esto es para toda la vida, y de que cada etapa tiene sus alegrías y sus miedos, pero por lo menos ya vamos cogiendo un poco el truco a esto de ser padres.

Para este mes nuestro bebé ya empieza a dejarse establecer una cierta rutina. Yo a esta edad recomiendo un par de baños semanales, ahora veréis que empiezan a disfrutarlos muchísimo. Respecto a la higiene diaria de cara, oídos y zona del pañal seguimos exactamente igual.

Observaréis que cada vez duerme menos horas de día y comienza a interactuar con su entorno. Es muy importante que no dejéis de hablar y cantar al bebé, seguramente reaccione a algunas palabras y sonidos, y comience a seguiros con la vista y a llamar vuestra atención constantemente para no quedarse solo y aburrido. Esto es normal. Es muy beneficioso el contacto piel con piel pero os recomiendo también que le acostumbréis a tener ratitos de juego solo o tumbado a vuestro lado, incluso para dormir, es bueno que sea capaz de conciliar el sueño en la propia cuna con una canción o si no abusará de vuestra paciencia y vuestras lumbares obligándoos a dormirle en brazos durante muchos meses, ¡creedme!

Respecto a los juegos y la psicomotricidad, este momento es ideal para comprarle un pequeño parque de juegos y estimularle con diferentes sonidos, texturas y colores, de modo que mueva los bracitos y las piernas mientras se divierte y va descubriendo un poco lo que le espera.

Algo así: ☺️

<<
emás, en esta época empiezan a disfrutar muchísimo de los cambios de postura, sobre todo boca abajo. No dudéis en ponerle un ratito cada día y observarle. Esta postura les ayuda mucho a expulsar gases y a fortalecer el cuello y la espalda.

También es bueno comenzar a ayudarle a girarse suavemente cuando os coja la mano, e incluso cogerle sentado un rato sobre vosotros, le encantará.

La alimentación sigue siendo 100% leche, así que de momento no tenemos que preocuparnos por la introducción de nuevos alimentos. No obstante, para aliviar el dolor de encías, muchos recomiendan una zanahoria bien fresquita (y pelada) o algún mordedor metido previamente en la nevera o congelador un ratito. Cada bebé es un mundo así que es cuestión de probar. Siempre con supervisión y cuidado, por supuesto.

En mi caso os diré que cuando el bebé ya ha comido, tiene el culito seco pero no termina de coger el sueño, le unto su chupete de miel y le canto suavemente. Os puedo decir que esto es mano de santo. Además, como sólo le doy el chupete de forma esporádica y pringado de miel o de gel gingival, luego no lo tiene todo el día puesto. Yo no soy partidaria de abusar de los chupetes. Creo que están muy bien diseñados y que son muy útiles, pero como cualquier accesorio que conlleva un movimiento continuo y repetitivo, no creo que sea conveniente que se haga "adicto" a estos dispositivos y luego haya que quitárselo a la fuerza. Mi hijo mayor tiene dos años, se lo dábamos a diario cuando estuvo con los dientes y después se le dejó de dar de un día para otro y nunca lo notó ni tuvo problema alguno de ansiedad o algo parecido.

Yo sólo pretendo que los problemas sean los mínimos, pero sois sus padres y la decisión siempre es vuestra.

Así que ánimo y a seguir que seguro que lo estáis haciendo estupendamente. Cualquier duda me consultáis, sin problema.

¡Hasta la próxima!

Dietética energética: nutrición basada en la Medicina China.

Nociones de dietética energética basadas en los conocimientos de Pierre Delaunois y el libro “Diététique énergétique et
médicine chinoise”.

1.-Clasificación de los alimentos según su sabor y en relación con los cinco
movimientos:

El sabor es fundamental en medicina china. Describe las características
profundas del alimento y no tiene en cuenta solamente las sensaciones gustativas. Cada sabor está en relación con un órgano y gobierna la nutrición de sus tejidos. Así, el ácido alimenta los ojos, las uñas y los tendones. Una falta de ácido induce a una malnutrición del hígado y de la vesícula biliar, mientras que un exceso de ácido hiere al músculo.

Si hay una repulsión por un sabor, estamos en presencia de una plenitud de yin del
órgano correspondiente. Si hay una atracción por un sabor, constatamos entonces una insuficiencia de yin del órgano correspondiente.
Cada sabor expresa, por tanto, unas propiedades:

Ácido: tiene afinidad por el hígado y la vesícula biliar. El ácido “aprieta”,
“estrecha”, “recoge”, astringe. Es inmovilizante, junta y retiene aquello que
podría escaparse (sudor, esperma…).

Así el ácido, debido a su acción sobre las
secreciones y las eliminaciones, puede ser utilizado para cortar las diarreas, la
transpiración incesante, las leucorreas, las toses incesantes y las hemorragias.

Amargo: tiene afinidad por el corazón y el intestino delgado. El amargo endurece, evacúa, es purgativo, reseca. El amargo tonifica, consolida y hace fluir (drenaje, moviliza, clarifica).

Dulce: tiene afinidad por el bazo y el estómago. Relaja, armoniza (rol centralizador), es sudorífico, disipador. Ralentiza y regulariza el fogón digestivo,
es antiespasmódico.

Picante: tiene afinidad por el pulmón y el intestino grueso. Es disipador, tonifica, humedece (los riñones), es sudorífico, dispersa y moviliza. Hace circular el qi y la sangre. Se utiliza contra todos los ataques externos y sus manifestaciones: la fiebre, la tos, el catarro y la bronquitis.

Salado: tiene afinidad por riñón y vejiga. Reblandece lo que está duro y dispersa las durezas. Flexibiliza, es purgativo, laxante, reblandecedor y humidifica.

2.-Desde el punto de vista del movimiento energético:

– El ácido produce un movimiento centrípeto y descendente.
– El amargo produce un movimiento descendente (purgativo).
– El dulce produce un movimiento ascendente.
– El picante produce un movimiento ascendente y centrífugo (sudor).
– El salado produce un movimiento descendente (purgativo).

3.-Tabla de alimentos según su sabor:

Alimentos de sabor ácido (elemento madera):
– Cereales: trigo verde, boulgour, cus-cus, germen de trigo, germen de alfalfa,
germen de soja.
– Vegetales: iganme (patata dulce o yam en inglés progésteno-like), verdelaga (fuente
de omega 3 vegetal, tomate, berza blanca, mungo, acedera, judía.
– Carnes: caballo, faisán, gallina, pato.
– Productos lácteos: leche batida, queso fresco, kéfir, queso blanco, nata, yogurt.
– Frutas: albaricoque, madroño, arándano, piña, limón, grosella negra, clementina,
cereza, membrillo, granada, kumquat, ciruela, fresa, frambuesa, grosellas, kiwi, moras, manzana, mandarina, mango, arándano, naranja, pomelo, melocotón, pera, uva.
– Bebida: zumo de cereza, champán, infusión de hibisco, infusión de malva, de
melisa, vino espumoso, vino blanco y cerveza blanca.
– Condimentos: vinagre, acedera.

Alimentos de sabor amargo (elemento fuego):

– Cereales: trigo negro, espelta, granos de soja, amaranto, quinoa, centeno.
– Vegetales: apio, alcachofa, alga de sargasses, espárrago, remolacha, achicoria, coles de Bruselas, lúpulo, lechuga, endivia, canónigos, diente de león, ortiga, ruibarbo.
– Carnes: oveja, cordero, hígado de conejo, hígado de oveja, hígado de cerdo,
vesícula de ternera, vesícula de oca, vesícula de cerdo, carne a la parrilla, caballo.
– Productos lácteos: queso y leche de oveja y de cabra.
– Frutas: albaricoque, piel de naranja, piel de mandarina, melón amargo (cuyo
zumo desciende la tasa de azúcar), ramboutau ( fruta tropical), pomelo.
– Infusiones: flor de naranjo, pétalos de lys, ruibarbo, té, valeriana, verbena, té tuo cha
(té negro cuyas hojas se ahuman antes de ser secadas, rico en flavonoides y con la propiedad de bajar los triglicéridos).
– Condimentos: albahaca, cardamomo, estragón, cúrcuma, cacao, orégano, pimienta roja, tomillo, salvia, vinagre.
– Aceites: sésamo y lino.
– Bebidas: café, achicoria, té, absenta, coñac, vino caliente, cerveza rubia y tostada, gentiana.

Alimentos de sabor dulce (elemento tierra.

– Cereales: arroz duro, arroz con leche, mijo, maíz, polenta, cebada, sésamo, azúcar de cebada, sorgho.
– Frutas: cacahuete, albaricoque, madroño, plátano, cereza, castaña, membrillo, dátil, higo, jujube, kaki, lichi, luo han guo, mandarina, mango, melón, nuez, hueso de lichi, oliva china, pomelo, sandía, piel de naranja, papaya, melocotón, pera, manzana, uva.
– Vegetales: apio, espárrago, aguacate, berenjena, acelga, brócoli, caña de azúcar,
zanahoria, apio, col, col china, calabaza, pepino, berro, calabacín, espinaca, habas, hinojo, judías verdes, igname, lechuga, granos y rizoma de lotus, pata dulce, perejil, guisantes, garbanzos, patatas, rábano, azafrán, soja germinada, granos de soja, granos de soja falsa, brotes de
soja, queso de soja (baja la tasa de azúcar).
– Carnes y productos animales:
Ternera: carne magra, sesos, estómago e hígado.
Caballo: carne magra y vesícula.
Conejo: carne magra, hígado.
Cordero: carne magra, sesos, hígado, pulmón, riñón.
Cerdo: carne magra, sesos, corazón, estómago, hígado, intestino, médula,
páncreas, piel pies, pulmón, vejiga.
Jabalí: carne magra.
– Leche y productos lácteos: mantequilla, queso, queso, leche de oveja, leche de vaca,
crema chantilly, leche de soja, leche de coco, tofu.
– Aves: Pollo (carne magra, hígado, mollejas), carne magra de oca, pato, codorniz y faisán.
– Huevos: pata, paloma, gallina.
– Productos de mar y de río: anguila, carpa, cazón, gamba, mújol, pulpo, tortuga.
– Diversos: cera de abeja, miel, nidos de golondrina.
– Condimentos: canela, azafrán, vainilla, regaliz.
– Frutos secos: nuez, cacahuete, nuez de coco, piñón, avellana, pipas de calabaza,
almendra, pistacho, sésamo, pipas de girasol, anacardo.
– Aceites: colza, soja, lino, oliva, sésamo, girasol, germen de trigo.
– Bebidas: vino de miel, porto, zumo de uva, zumo de manzana, infusión de flor de
manzano.

Alimentos de sabor picante (elemento metal):

Incluir aquí el sabor acre que se siente en el fondo de la garganta.
– Cereales: avena, arroz.
– Carnes: ciervo, faisán, corzo, liebre, jabalí, oca, conejo salvaje, pava, codorniz,
miel, polen.
– Productos lácteos: munster, roquefort.
– Vegetales y hortalizas: ajo, ajo rocambole (allium sativum), anís, cebolla, todos los
rábanos, berro, albahaca, artemisa, estragón, cardamomo, cilantro, bulbo
de cebolla, cebolleta, escalonia, hinojo, puerro, rábano largo, ruta (propiedades abortivas) y tomillo.
– Frutas: piel de mandarina, piel de naranja, melocotón, albaricoques secos.
– Aceites: aceite de soja.
– Condimentos y diversos: eneldo, albahaca, clavo, cilantro, cebolla, curry, comino,
corteza de canela, jengibre, granos de soja verdadera, salvia, orégano, romero, cebolleta, mostaza, pimiento, pistacho, pimienta, pimienta de cayena (negra y roja), pimienta larga (que es el fruto de una liana de los contrafuertes del Himalaya, cuyo sabor es menos fuerte que el de la pimienta negra), tabaco, tomillo y granos de mostaza.
N.B.: La verdadera soja es una leguminosa de la que se hace leche o tojiang, que fermentada y prensada sirve para hacer tofu. La falsa soja son los brotes de la haba “mongo” germinados, que es una verdura.
-Infusiones: bardana, menta de hojas redondas, valeriana, té al jazmín.
– Bebidas: alcohol fuerte, sake.

Alimentos de sabor salado (elemento agua):

– Cereales y granos: mijo, avena, cebada, centeno y los granos germinados de alfalfa y cebada.
– Carne/pescado: cerdo, salami, jamón crudo y cocido, salazón, pato, anguila, gambas, bogavante, bacalao, langostino, sardina, atún, pescado ahumado, perca,
trucha, fletán, carpa, salmón.
– Mariscos: ostras, calamar, caviar, cangrejo, cangrejo de río, mejillón.
– Legumbres: judías, lentejas, habas, soja, garbanzos.
– Verduras: algas, algas des sargasses, champiñón negro, soja, matto (fermentación de las habas de soja).
– Especies y condimentos: sal, salsa de soja.
– Fruta: castaña.

4.- Tabla de los alimentos según su naturaleza energética:

Las propiedades fisiológicas de una sustancia no sólo se definen por su sabor,
que es el aspecto cualitativo, sino también por la energía que aportan, una especificidad yin o yang.
Se distinguen cuatro movimientos de energía: frío, calor, tibio y fresco.
-Tibio o calor: fortifica el yang: el chorizo.
– Fresco o frío: mantiene el yin: un vaso de vino o un espirituoso.

a) el frío es yin. Se utiliza contra los síntomas de calor: espárragos, apio, tomate, plátano, cangrejo.
b) el fresco es yang. Se utiliza contra los síntomas de frío: berenjena, mango,
yema de huevo, ostras.

Ejemplo: el nabo es de naturaleza fría y fresca como la mayoría de los alimentos
que salen de la tierra y es de sabor picante. Elimina el “tan”, es decir, la humedad (celulitis, edemas), los montones que estancan y que el cuerpo no ha
podido expulsar. El zumo de nabo crudo (el mejor es el que es largo y delgado)
dispersa las flemas difíciles de expectorar que se pegan en una garganta dolorosa.

El modo de cocinar el alimento puede cambiar su naturaleza. Si una manzana es
ligeramente yin, cocinada se vuelve yang y es favorable en invierno. La leche de soja es yin, pero el proceso de fermentación para hacer miso la vuelve yang y es también muy apropiado en invierno.

  • Alimentos de naturaleza neutra:
    – Verduras: zanahoria, berza, col de china, colinabo, haba, gombo, ñame, patata dulce, garbanzo, patata.
    – Cereales y varios: cacahuete, avena, granos de lotus, maiz, mijo, arroz duro,
    azafrán , sésamo, azúcar.
    – Carne y productos animales: ternera, codorniz, caparazón de tortuga, carpa,
    cazón, cera de abeja, pato, corazón de cerdo, estómago de cerdo, hígado de
    cerdo, queso, mollejas de gallina, yema de huevo, intestino de cerdo, miel, mújol
    gris rayado, nidos de golondrina, , huevo de paloma, huevo de gallina, oca, manitas de cerdo, paloma, páncreas de cerdo, pulmón de cordero, pulmón de cerdo, bazo de cerdo, riñón de cerdo, sangre de ternera, sangre de cerdo, sangre de oca, jabalí, tortuga, vejiga de cerdo.
    – Frutas: higo, oliva china, papaya, uva.
    – Infusiones: manzanilla, pétalos de lys, regaliz.
  • Alimentos de naturaleza fría:
    – Verduras: alga de sargasses, acedera, verdolaga, girasol.
    – Carnes y productos animales: sesos de cerdo, caballo, cangrejo, hígado de
    conejo, médula de cerdo, páncreas de cerdo, pulpo, cerdo, sangre de pato,
    vesícula de ternera, vesícula de pato, vesícula de oca, vesícula de cerdo.
    – Frutas: plátano, limón, kaki, pomelo, sandía.
    – Infusiones: bardana, té tuo cha, rizoma de lotus.
    Alimentos de naturaleza fresca:
    – Verduras: apio silvestre, berenjena, acelga, calabaza, pepino, berro, espinacas,
    lechuga, rábano largo, ruibarbo, tomate, nabo verde.
    – Cereales y varios: avena, trigo, azúcar de caña, queso de soja, granos de lotus,
    granos de soja, lúpulo, aceite de sésamo, cebada, brotes de bambú, brotes de
    soja, girasol.
    – Carnes y productos animales: clara de huevo, pato, caracol, hígado de cordero,
    rana, ostra, intestino de cerdo, leche de vaca, conejo, piel de cerdo, pulmón de
    cerdo.
    – Frutas: limón, mandarina, mango, melón, naranja, pera, manzana.
    – Infusiones: menta, orégano, verbena.
  • Alimentos de naturaleza cálida o tibia:
    – Verduras: apio silvestre, espárrago, apio, calabacín, cebollino, cebolleta, cebolla, hinojo, perejil, puerro, arroz aglutinado, sorgho.
    – Condimentos y diversos: eneldo, albahaca, canela, clavo, cilantro, comino
    silvestre, jengibre, granos de soja, pimienta, pimentón, azúcar de cebada, tabaco.
    – Carnes y productos animales: anguila, ciervo, cuerno de ciervo, gamba, sesos de
    ternera, estómago de ternera, estómago de cerdo, faisán, hígado de cerdo, hígado
    de pollo, leche de oveja, mejillón seco, cordero, pollo, pulmón de cordero, riñón
    de cordero.
    – Frutas: albaricoque, hueso de albaricoque, madroño, cereza, castaña, membrillo, lichi, nuez, hueso de lichi, piel de naranja, piel de mandarina, melocotón.
    – Infusiones: anís estrellado, café, valeriana.

Ahora podréis decir que vuestra dieta es acorde a la medicina energética china. Por lo menos, es lo más original que habrán oído. Y, quién sabe, a lo mejor os sorprende… ¡hasta la próxima!

El reto de ser madre y mi experiencia. Parte 1: el primer mes.

¡Hola a todos! Ha sido un año muy intenso debido a motivos personales de diversa índole PERO…he sido una emocionada madre por segunda vez. Y no sólo estoy aprendiendo cosas nueva cada día, sino que también aprendo a intentar evitar los errores que inevitablemente se cometen al ser primeriza, y además tengo la oportunidad de hacer un pequeño “ensayo-error” y comprobar lo que me da mejor resultado. Por tanto, durante estas próximas semanas voy a daros todas esas claves y consejos que me han ayudado muchísimo en criar un bebé (y estamos con el segundo) sano y feliz.

Lo más importante es que siempre adecuéis todo lo que os digan (incluida yo) a vuestra vida, a vuestro bebé y a vuestro sentido común. Yo he ido probando diversos métodos y diversos productos con infinidad de dosis y posibilidades en mis dos hijos y han acabado teniendo combinaciones diferentes, por lo que queda claro que cada bebé necesitará algo único.

Cuando un bebé nace, la primera sensación es de vértigo, es natural. Se van mezclando a medida que pasan los días la emoción, el miedo, la preocupación, la alegría, la frustración…es difícil de definir pero seguro que os suena. El primer paso para no caer en estado depresivo es asumir esto y asumir que nos sentiremos muy inseguros, pero también somos por instinto mucho más fuertes y capaces de lo que nos pensábamos, y el instinto no se puede predecir ni entrenar, a mí fue una de las cosas que más me sorprendió. Y lo sigue haciendo. Es un ejemplo de esas cosas que aparecen cuando somos padres y que ya nos acompañan toda la vida. Es maravilloso, ¿no?

Cuando el bebé está en sus primeras horas, parece que se va a romper. No tengáis miedo de moverle, sólo tenéis que fijaros en los meneos que les pegan en el hospital. Así que tranquilos que son duros. Cuidado con la cabecita, pero eso es todo.

Llanto: Una cosa a tener en cuenta es que cuando un bebé llora de forma insistente y que aumenta de intensidad, EL 99% DE LAS VECES ES HAMBRE. Simplemente, hambre. La de veces que he pensado que mi bebé tenía un cólico nefrítico cuando sólo quería que le diera el pecho, el pobre. No cometáis ese error. Probad siempre primero con la leche. Os ahorraréis mucho esfuerzo y dolores de cabeza. Aunque no siga horarios, aunque haya comido hace poco. El pecho siempre es a demanda, así que cuando lo pida.

Cuando el bebé llora mientras arquea la espalda hacia atrás, es aire superior, mientras que cuando estiran las piernas con la tripa dura y expresión de dolor es aire en el intestino. Aseguraos muy bien de que expulse gases después de comer o le dolerán. Es cierto que no todos los bebés eructan igual tras todas las tomas pero es cierto que aunque tarden un ratito es casi seguro que lo harán. Si en cinco minutos no lo han hecho y no se arquean hacia atrás, pues esa vez no le hace falta. Pero esto es bastante raro ya que tragan aire con facilidad.

Pañal: respecto a los cambios de pañal es un mundo. Yo he tenido la suerte (por el ahorro más que nada), de que desde que nacieron sólo han hecho tres o cuatro deposiciones al día, por lo que no tenía que cambiarles a cada toma, pero es mejor no dejarles con el pañal mojado para evitar infecciones bacterianas u hongos. En caso de vez eccemas rojos que no se quitan en un par de días con la crema del pañal, consultad al pediatra que os mandará una crema específica que se los quitará en menos de una semana. Por tanto, con hacer un cambio cada 2-3 horas y tener a mano una toalla suave con la que dejar bien secos los pliegues de tu bebé será suficiente.

Manzanilla: todos los artículos que leo sobre el tema lo describen como mito. Pues bien, a mí me va de maravilla. Yo durante los 6 primeros meses de vida de mis hijos les he mezclado una toma con un tercio de manzanilla y nunca han padecido cólicos. También es recomendable que de vez en cuando les hagáis masajes, por si acaso. Y en caso de que los cólicos se produzcan es lo más efectivo.

POR CIERTO: si queréis aprender a hacer los masajes de cólico del lactante, pedidme cita con vuestro bebé y os lo enseño, es el mejor invento del mundo, creedme.

Dientes: cada bebé tiene un ritmo distinto de erupción dental. Algunos incluso pueden nacer ya con un diente. No es lo habitual pero puede ocurrir. Lo normal es que empiecen a babear y a estar muy nerviosos alrededor del tercer mes pero en mi caso ocurrió antes. No quería hacer publi pero en mi caso me van fenomenal unas pastillas homeopáticas que se llaman Chamodent. Mezclo una con la toma del biberón con la manzanilla y ya hago el pleno. Os recomiendo también que uséis un gel específico para la erupción dental. El mejor para mí es el de Isdin. (Espero que algún día me paguen por esto). Fuera de broma, esto sólo lo hago por ahorraros tiempo y dinero.

Higiene: en mi modesta opinión, el primer mes no deben darse apenan baños a los bebés, porque les quitamos su protección natural. Entonces dependiendo del caso y teniendo esto en cuenta pues os organizáis con calma. Yo recomiendo uno a la semana, y no pasar a dos hasta el siguiente mes. Lo que sí es importantísimo es que tengan siempre limpios la cara, los oídos y la zona del pañal. Las manos sé que lo intentaréis pero es más complicado. No os agobiéis ni busquéis cosas raras. Con suero y gasas tendréis todo listo. Gotita en cada oído secando bien, gotita en la nariz y para los ojos y las manos con gasas. Para el baño y la crema del pañal, la que mejor funciona es Mustela. Seguramente os den muestras en las cajas de premamá, así que aprovechad y usarlas. Yo con mi primer hijo no necesité comprar ninguna, solicité tres cajas de muestras de esas que regalan en internet y con eso me apañé.

Mocos: En caso de que vuestro bebé tenga mocos, aparte del famoso “sacamocos” que ayuda, lo mejor y más rápido es colocarle de lado y presionar con el bote de suero en un orificio hasta que salgan los mocos y el suero por el otro. Llorará pero es rápido y muy efectivo. Además aunque parezca, nos del duele. No cometáis el error de ponerlos boca arriba por pena porque eso es peor, así se los tragan y pueden acaban atragantándose o con infecciones. De modo que de lado completamente, hacedlo entre dos que así es más fácil. Si notáis muchos mocos en los pulmones al respirar es mejor consultar al pediatra y recibir fisioterapia pediátrica.

Costraláctea: si os fijáis, lo más seguro es que vuestro bebé tenga como unas costras de color claro en toda la cabeza. Se llama dermatitis del pañal ó costra láctea y es completamente normal. No se deben rascar ni arrancar las costras. Se les irán cayendo durante los primeros 6 meses. Se puede ayudar dando un champú suave en cada baño y cepillando suavemente con un cepillo de bebés, pero nunca intentéis quitarlas de golpe porque dañaréis su cabecita. A veces también se extienden a las cejas o a algunos pliegues pero son asintomáticas, así que tranquilos. En el caso de dolor, picor, rojez excesiva o inflamación acudid siempre al pediatra.

Fiebre: todos los bebés durante el primer mes deben tener una temperatura de entre 36,5 y 37°C. Y se deben mantener en un entorno que ronde entre los 21-25°. El primer mes deberá ir más abrigado que vosotros, si queréis saber si tiene mucho calor, ponéis la mano en su espalda justo por debajo de su nuca y veréis si suda o está muy caliente. Un bebé con mucho calor o frío llorará. Si notáis que tiene fiebre, desabrigadle un poco y si es posible que tome pecho ya que les ayuda muchísimo a termo-regularse. Y no os preocupéis que salvo que la fiebre sea altísima o venga con más síntomas, no hay mayor problema.

La próxima semana seguiré con más consejos y experiencias. Cualquier pregunta que tengáis podéis contactarme al correo, y si necesitáis fisioterapia con vuestro bebé, estoy a vuestra disposición.

¡Un abrazo!

Estudio sobre la hiperacidez e hipoacidez gástrica y cómo distinguirlas para así evitar problemas mayores.

Es curioso cómo si hacemos una encuesta al azar apuesto a que el 90% de la gente asume que cuando sufre episodios de acidez, reflujo, dolor estomacal, gases, y otros síntomas asociados a la digestión, piensan en hiperacidez y nunca en hipoacidez. ¿Casualidad? Por supuesto que no. Nos llevan a esa conclusión y la industria de los antiácidos es bastante importante, entre otros muchos suplementos y dietas. Pero debemos tener en cuenta que es posible que nuestro ácido clorhídrico esté bajo, con lo cual el tratamiento será completamente diferente. Seguro que alguno de vosotros sufre este tipo de problema (todos en algún momento sin mayor importancia), pero es curioso cómo mucha gente me pregunta el por qué no se les soluciona, y es por esto que os voy a explicar un poco el funcionamiento y las características más frecuentes de estas alteraciones para que tengáis más perspectiva. ¡Vamos allá!

Sigue leyendo